lunes, 15 de octubre de 2012

"La primera corona".-Alexander Copperwhite.





Se trata de una novela ambiciosa que nos cuenta una versión de una de las historias más antiguas del mundo: la pasión de Cristo. Tiene un estilo directo y sencillo, no adaptado a la antigüedad de los personajes que interactúan en la historia. La novela se sitúa en el año 66 d.C., 33 años después de su muerte, y nos cuenta como a través de la búsqueda de una reliquia, la primera corona (la corona de espino que llevaba Jesús en su crucifixión), el personaje que parte en su busca, Daniel, conoce de boca de su guardián la historia de cómo ha llegado a sus manos. Así nos enteramos de los últimos días de la vida de Jesús, y de modo retrospectivo de algunos momentos importantes de su vida.



La historia de Jesús que nos muestra esta novela es muy humana, sus verdaderos milagros se apoyan más que en lo sobrenatural en su bondad y sacrificio. Con lo que nos quiere hacer ver la importancia del personaje de Jesús en la historia, más que profundizar en su papel religioso, o así lo he interpretado yo.
Aunque el estilo es a veces demasiado coloquial y hay bastantes hilos argumentales en principio sorprendentes y que a mí me han parecido predecibles, lo cierto es que se trata de un libro entretenido y original para pasar un buen rato. Yo lo he leído de un tirón, y aunque hay cosas que cambiaría, no se puede negar la valentía del autor al versionar esta historia bíblica que puede llegar a crear polémica.


Esta novela he tenido el privilegio de conocerla gracias a que Alexander, muy amablamente me ha mandado un borrador para leerla, me siento muy halagada de que tenga mi humilde opinión en consideración. Ha  contestado muy amblamente las preguntas que le enviado para que tanto yo, como sus lectores, lo conozcamos un poco mejor y a mi desde luego me parece un hombre sencillo y generoso, con una gran capacidad de trabajo, y que para él lo más importante es el contacto y la conexión con el lector, algo que desde mi punto de vista consigue.


Alexander, ¿podrías darnos algunos datos sobre tu vida?



Nací el 6 de Marzo de 1980 en Alcalá de Henares, Madrid. De padre griego y madre española, cuando cumplí los cuatro años nos mudamos a una isla llamada Corfú, en el noroeste de Grecia, donde me quedé hasta los diecinueve años. Durante esos años viajé a Alemania, Portugal, Reino Unido, Francia, Italia y Austria donde, en este último, me quedé seis meses, estudiando el idioma y trabajando. Más tarde, también viajé a Brasil, Marruecos, Hungría, Irlanda, Holanda, Bélgica y Luxemburgo. En el 2011 publiqué mi primera novela “Antigio”. En la actualidad se puede descargar de forma gratuita en mi web y más de 500.000 personas han accedido a ella. Entre el 2011 y el 2012 he publicado once relatos de terror, misterio, ficción, fantasía y aventuras: “Mírame”, “El buen vecino”, “La mina de los cien cadáveres”, “La crucifixión de los ciegos”, “Ciudad de niebla”, “La isla de Jan Mayen”, “Recuerdos de un Edén muerto”, “La habitación de las lágrimas”, “Reloj de arena”, “La torre de las lamentaciones”, “Proyecto: Adán y Eva”. En el 2012 publique “El juicio de los espejos – Las lágrimas de Dios”. En octubre espero presentar otra novela titulada “La primera corona”. También colaboro en varios BLOGS y revistas digitales, con reseñas y relatos. 



He tenido el placer de leer, antes de su publicación, tu tercera novela, "La primera corona". Me ha parecido una novela muy ambiciosa, que toca un tema muy delicado, una interpretación propia de la vida de Jesús. 

Alexander, ¿no temes la crítica de la Iglesia?

No veo porqué he de temer una crítica por parte de esta. Creo que he acercado un mito hacia una realidad sin restarle divinidad y añadiéndole capacidad resolutiva. En pocas palabras, creo haber creado un acercamiento más comprensible, aunque el lector no debe olvidar que se trata de una novela y no de un estudio.

¿Cómo se te ocurrió el tema de esta novela?

En un artículo leí que se había encontrado un documento que describía el cuerpo de Jesús como “caliente” al bajarlo de la cruz. Me resultó muy curioso y mi imaginación comenzó a revolotear bajo mi cabellera. La naturalidad de lo sobrenatural siempre suscita interés, y ese fue mi caso. Ordené unas ideas sueltas y la escribí sin pensar demasiado en los personajes como tales, sino el entorno y su inmensa capacidad de adaptarse en situaciones imposibles.

¿Ha sido difícil escribir sobre una historia tan famosa y situada en un lugar tan alejado en el tiempo?

La verdad es que me topé con ciertos problemas como el lenguaje, la flora y fauna, y el aspecto general de la gente, porque en realidad sólo existen teorías, avaladas por muchos arqueólogos, pero al fin y al cabo teorías. La cuestión es que decidí adaptar aquella época a la actual, en vez de hacerlo al revés, y con ello conseguir que el lector se pudiera ubicar dentro de la novela con más facilidad. Sin duda es una apuesta algo peculiar, pero me facilitó mucho las cosas
.
Escribes novela, relato, teatro y algo de poesía. ¿En qué género te sientes más cómodo?

Con el relato y la novela. Sin lugar a dudas.

También escribes sobre temáticas muy diversas: terror, historia, intriga, aventuras...¿Cuál es tu favorita y por qué?

Es muy complicado decir cuál es mi favorita. Me gustan todos esos géneros, aunque no a todas horas. Puede que se trate como en las comidas. Un día degustamos un solomillo, otro unas lentejas, otro con un bocadillo somos los más felices del mundo y a veces nos apetece más que nunca un tazón de cereales. Puede que al final me decantase más por las aventuras, y creo que es porque siempre encontramos algo de aventura en cualquier género. 

¿Cuáles son tus escritores favoritos? ¿Cuáles te influyen más en tu obra?

Julio Verne, Gabriel García Márquez, Fran J. Marber, Ramón Cerdá, Dan Brown, Ken Follet, Clive Cussler, y todos aquellos que escriban para divertir y hacernos viajar a mundos reales, imaginarios o por imaginar.

¿Desde cuándo esa pasión por escribir? ¿Qué es lo que más te motiva a la hora de emprender una obra nueva?

La pasión la llevo desde siempre, aunque mi profesora de literatura me decía que carecía completamente de imaginación. Ya ves qué cosas. Referente a mi motivación al escribir una obra nueva, es como cuando preparamos las maletas para irnos de viaje, sea de vacaciones o de trabajo; siempre se siente esa emoción por descubrir lo desconocido que aparecerá ante ti, sean personas, edificios, ríos y montañas, o sencillamente respirar un aire diferente. Creo que todo se resume en ese instante de emoción.

Tienes una página web en la que están todos tus relatos para descargar gratuitamente e incluso tu primera novela "Antigio", que ya he leído y reseñado, ¿crees qué es una buena manera de darte a conocer? ¿te has acercado más a tus lectores de esta forma? ¿crees que hoy en día con los cambios tecnológicos, sociales y culturales que hay los escritores deben modernizarse y adaptarse?

He tenido la suerte de tomar una decisión difícil que es: regalar mi trabajo. Al menos es lo primero que empezaron a decirme conocidos y desconocidos. A día de hoy tengo el placer de poder decir orgulloso que en una conocida plataforma de internet he cosechado más de 1.000.000 de lecturas con mis trabajos, mientras aparezco en gran cantidad de portales de descarga (en algunos consiguiendo 19.000 visitas por trimestre) por no hablar de los blogs y revistas digitales que me abrieron sus puertas. Así que sí… puedo asegurar que es una buena manera de darse a conocer. Lo bueno que tiene este método, es que el lector puede mantener su anonimato y darte su opinión. Yo he aprendido mucho de mis lectores y si algún día consigo alcanzar un puesto destacable en la literatura, no será sólo porque me han comprado, sino porque también me han enseñado y guiado. Respecto a los cambios tecnológicos y sociales de hoy en día, espero que se me permita utilizar la expresión “o te mueves… o caducas” 

¿Qué consejo darías a quienes empiecen a escribir?

Que no paren de escribir. Sea porque consiguen lectores o porque lo hacen por ellos mismos. Escribir se hace con el corazón y para el corazón. Es un portal que abrimos con nuestra mente y que compartimos con los demás. Recuerda que cuando alguien lee un trabajo tuyo, no lo ve en una pantalla, ni lo escucha en un altavoz, sino que lo hace suyo, lo plasma en su mente, lo adapta a su manera de ser y poco a poco pasa a formar parte de él. Eso creo que es maravilloso, así que repito, pase lo que pase que nunca dejen de escribir.

Bueno, me despido Alexander deseándote mucha suerte con tu nueva novela y en general con tu carrera. Además quiero agradecerte la confianza depositada en mí al elegirme como una de las personas que reseñen tu novela. Un abrazo.

Ha sido un placer y quien debe dar las gracias soy yo. Sin lectores como tú, que se vuelcan en la literatura y además hablan de ella atrayendo a más lectores, el ser escritor sería un mero trámite comercial ordeñado por la gran pantalla y los medios de comunicación. Son las personas como tú quienes eliminan el cisma entre el escritor y el lector, y eso, al menos para mí, no tiene precio. Un fuerte abrazo.




No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada