lunes, 10 de diciembre de 2012

Recuerdos: "Beatriz" de Gonzalo Suárez





Es curiosa la forma en la que se nos quedan marcadas las vivencias y las historias que nos cuentan en la infancia. Yo recuerdo de forma especial cuando mis padres hablaban de “Beatriz” y hasta hace poco no he conseguido verla, con lo que el misterio, la fascinación y la imaginación trabajaban alrededor de ella. ¿Cómo sería esta película?.
“Beatriz” dirigida por Gonzalo Suárez en el año 1975, fue rodada en la comarca de Lemos, la mayor parte, en el pazo de Tor, cercano a Monforte de Lemos, y los exteriores, una gran cantidad, en una aldea llamada Xuvencos, que es el lugar del que soy. En concreto además fue rodado en un prado de mis padres, al lado del río Sardiñeira, en donde además tienen un molino de agua, que estuvo en funcionamiento hasta hace aproximadamente quince años. El molino fue utilizado también en el rodaje. Me hablaban de cómo en el rodaje de la película intervinieron José Sacristán, Carmen Sevilla y Nadiuska, que eran los actores más conocidos. En mi imaginación de niña veía a Carmen Sevilla vestida de época paseando por el prado en un día soleado, nada más lejos de la realidad.
Foto sacada de La Voz de Galicia. En ella posa el equipo de la

 película con María Paz Taboada.
 “Beatriz”, cuyo guión es del propio Gonzalo Suárez y de Santiago Moncada, es una adaptación de dos relatos de Ramón María del Valle Inclán, uno llamado como la propia película “Beatriz”, y otro, llamado “Mi hermana Antonia”. Son dos relatos oscuros, en los que flota lo sobrenatural y la religión, aspectos muy importantes en la Galicia tradicional. De ellos toma alguna trama y los personajes más importantes. Por ejemplo, de “Beatriz”, toma el nombre de la muchacha, del fraile, de la condesa, la saludadora y la trama de la posesión demoníaca, que al final no era tan infernal, ¿o sí?. De “Mi hermana Antonia”, la voz narradora del niño, el nombre de la criada, la caracterización de la condesa, el nombre del estudiante, la trama “amorosa”, “el gato que araña”. Después a pesar de tomar elementos de cada uno de los relatos ellos elaboran su propia historia, y añaden elementos nuevos como la trama de la banda de Lorenzo el Quinto.
Es acertada la elección del pazo de Tor como escenario, puesto que el propio Valle Inclán estaba ligado, al haber tenido amistad con la familia Taboada que residía en el pazo y haber estado alojado varias veces en él.

Una vez vista la película pude localizar muchos de los escenarios utilizados, aunque han cambiado por el paso del tiempo. El pazo de Tor, ha sido restaurado, puesto que cuando fue rodada la película era todavía de su última propietaria María Paz Taboada, que murió en el año 1998 sin descendencia y donó el pazo a la diputación de Lugo. Hoy en día funciona como museo, y siguen restaurándolo poco a poco, es una preciosidad que merece la pena visitar. La habitación de Beatriz, por ejemplo, es la habitación que utilizaba el obispo cuando visitaba las parroquias cercanas (muy irónico que fuera esa habitación donde yacía en la cama la muchacha poseída), la habitación de la condesa, era la habitación principal de la casa, una hermosa suite, las salas, el peculiar laberinto,... Lo que se ve en la película y que no está abierto al público por desgracia, es la biblioteca, como me hubiera gustado verla.
Fachada del Pazo de Tor en la actualidad.

Extraño laberinto construído para los juegos de los niños. En la película hay una escena en la que el niño protagonista corre en este laberinto.

En cuanto a lo rodado en mi aldea, ya al empezar la película, se ve el prado entre la niebla, los árboles que lo rodean, el río, que sentimiento al verlo, más parecido a mi infancia que ahora, más abandonado, con más árboles y maleza. El molino, es utilizado como vivienda de la saludadora. Y un puente de madera, que yo ya no recuerdo pues se lo llevó una riada unos años después de que se rodara la película.

Foto de exteriores. Zona río.

Molino

Hay varias curiosidades sobre la película que fue todo un acontecimiento en su momento, el equipo de la película se alojaba en el mítico hotel El castillo, el único que debía de haber en Monforte en ese momento, y se cuenta que un vecino de la zona se coló en la habitación de Carmen Sevilla, con el consiguiente escándalo. Cuentan también que algunos de mis vecinos vieron bañarse a una de las actrices, no sé cual, en el río, unos dicen que desnuda, otros en bañador. La escena de la niebla en el prado con la que comienza la película fue hecha con humo, aunque avisaron a mis padres, que eran los propietarios, para que no se asustaran, no fue poca la alarma que creó ver una humareda salir de aquella zona. La curiosidad de Carmen Sevilla y José Sacristán por saber como funcionaba el molino. Una escena (que debió de ser desechada para la película) en la que José Sacristán corría por la carretera y que una señora al verlo seguido del coche con la cámara le ofreció su casa para esconderse al creer que le estaban persiguiendo. Los coches pasando hacia la zona del rodaje durante días dándole vida a la aldea.
Imagino también el impacto que supuso saber, que un año o año y pico después de esta película, la preciosa y jovencísima actriz que interpretaba a Beatriz, Sandra Mozarowsky, moría en extrañas circunstancias, la versión oficial decía que al estar regando las plantas en el balcón de su piso (era un 6º), sufrió un mareo y cayó a la calle, quedando en coma y muriendo un mes más tarde, también fue extendida la versión en la que dicen que fue un suicidio e incluso un asesinato.
En cuánto a mi opinión de la película, después de tanta curiosidad, y de tener tantas ganas de verla, de tantas expectativas y curiosidad, pues quizá me sentí un poco decepcionada. La trama es un poco confusa y forzada a veces y en especial, el personaje de Nadiuska no encaja con ella. Pero también me parece que está bastante bien lograda esa atmósfera oscura, tétrica y asfixiante, ese lugar en el que la rigidez, la superstición  y la soledad están siempre presentes, y en el que el contrapunto es el personaje de José Sacristán, Máximo Bretal, la voz de la razón, el desenfado y la alegría. Además que voy a decir de los escenarios de la película, estupendos y bien adaptados a la historia. Es una pena que esta película acabara un poco en el olvido, siendo bastante desconocida. Os animo desde aquí, que si podéis le echéis un vistacillo, no es de lo mejor de Gonzalo Suárez, pero tiene su encanto.

Enlaces relacionados:

7 comentarios:

  1. Interesante artículo. ¿Conocieron tus padres a Carmen Sevilla?

    ResponderEliminar
  2. Pues conocer, no, la vieron por allí. Lo curioso es que cuando le explicaron como funcionaba el molino, en lo que puso interés, no fueron mis padres, sino una vecina.

    ResponderEliminar
  3. precioso artículo. Tengo interés en poder ver la película ¿cómo podría verla? Gracias.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo la descargué para verla, es una película difícil de conseguir. Muchas gracias por pasarte :)

      Eliminar
  4. Yo nací en Monforte de Lemos, me acuerdo del revuelo durante el rodaje. Lo curioso es que tardé 39 años en poder ver la película (en 2015). Cuando se estrenó en el cine yo era menor de edad. La localizé en internet con subtítulos en inglés.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo la vi hace poco también, después de pasar casi toda la vida oyendo hablar de ella jeje. Muchas gracias por pasarte por mi blog :)

      Eliminar
  5. Estoy de acuerdo en que la trama es confusa. Tanto es así que acaban de ponerla en la tv y me he puesto como loca a buscar algo que me desenrede la historia, pero creo que voy a recurririr a los cuentos de propio Valle- Inclán
    Qué suerte que tu familia tuviera la oportunidad de colaborar en el rodaje, la verdad es que el enclave es impresionante.
    Un saludo,
    Lu

    ResponderEliminar