martes, 30 de octubre de 2012

Taller de escritura de Redelibros o instrucciones para volar.





Este fin de semana, del 26 al 28 de octubre, tuvo lugar un taller literario orquestado por la red social gallega Redelibros,  e impartida por los escritores Fran Zabaleta y Pere Tobaruela. Por motivos personales yo me incorporé el sábado 27 por la mañana. Partimos hacia allá mi novio y yo, parándonos a recoger a otra de las participantes en el taller en la estación de Santiago de Compostela. Cuando estábamos llegando a la casa elegida para alojarnos todo el fin de semana aprendiendo y escribiendo, quedamos sobrecogidos, nos pareció un lugar maravilloso, quitando un fallo del entorno, que estaba rodeado de eucaliptos lo que restaba algo de magia al lugar. Nos bajamos del coche con las maletas observando maravillados las casas de piedra y todo el cuidado puesto para trasladarnos a otra época. El silencio, la calma que se respiraba dotaba el conjunto de una sensación de haber abandonado el bullicioso mundo real. Fuimos recibidos por las sonrisas cálidas y radiantes de Pere y Fran. En seguida charlaron con nosotros de forma distendida y amable, haciéndonos sentir a gusto, me di cuenta de que el curso no se desenvolvería de forma aséptica y formal, que sus voces, su carisma, su calidez nos envolverían.



Los primeros momentos se sucedieron de forma vertiginosa. Ocupar la habitación, conocer al resto de los alumnos del curso, ir poniéndose en contacto con el ambiente del lugar, que cada vez te iba metiendo más en un limbo de irrealidad. La habitación con cada detalle, sus camas de fuertes patas doradas, los muebles antiguos, la decoración realizada con tanto gusto y esmero. Los salones acogedores con sus chimeneas, sus sofás mullidos, en alguno con los libros como decoración. Se respiraba un ambiente literario, antiguo.
Pronto no hubo más tiempo que perder y empezamos el taller, poco tiempo para tanto que había que hacer.
La forma de impartir el curso de Fran y Pere fue de camaradería, tanto entre ellos (se notaba una gran complicidad), como con los alumnos. Nos fueron llevando de la mano entre teoría y ejercicios prácticos que ponían a prueba nuestros nervios, a la vez que hacían que fuéramos rompiendo las barreras entre nosotros.
La mañana pasó volando y nos condujo a una gran mesa llena de manjares, ese momento fue más relajado, con los sabores jugueteando en nuestras bocas, compartimos interesantes y variadas conversaciones: sobre literatura, política, sobre nosotros mismos,...
La tarde llegó con fuerza, con intensidad y fue en este momento que me llegaron sentimientos encontrados que hicieron que se rompieran barreras dentro de mí. Nos pusieron al límite, nos exigieron y exprimieron, preparando el terreno para la mañana del domingo, donde tendríamos que dar lo mejor de nosotros.
Llegó la noche, la cena, y la tertulia al lado del fuego, cada vez nos íbamos acercando más, compartimos experiencias, risas, se iba creando una magia entorno a nosotros que nos conectaba.
A la mañana siguiente llegó la prueba final, la prueba de fuego. Teníamos que preparar un relato por nuestra cuenta, sin estar con los demás, conectando con todo lo que habíamos aprendido y sentido el día anterior. Toda esa presión que había sentido había dado frutos, todo fluía mejor de mi mente, mi corazón al papel. A las once y media nos reunimos y comenzamos a leer nuestros textos. Lo que oí allí y sentí al escucharlo ha sido maravilloso, los sentimientos quedaron expuestos a flor de piel. Y lo que experimenté al leer mi propio relato y ver la reacción de los demás, escuchar sus comentarios, impresiones, es algo que no se puede expresar con palabras.
Después pasamos nuestra última comida juntos, llenos a rebosar de emociones, de complicidad.
En la última parte del curso, por la tarde, se nos habló de las posibilidades de edición de hoy en día, nos contaron su experiencia, su trabajo, se desmitificaron muchos aspectos y se nos recalcó la labor de autopromoción que un escritor no superventas, ha de soportar sobre sus espaldas. El trabajo de un escritor es inmenso, es agotador, a veces frustrante, doloroso, pero con sus compensaciones, cuando consigues conectar con tus lectores.
En esta última parte voy a hablar de la parte más emotiva del taller, que ha sido la parte de conocer a personas extraordinarias, especiales, que brillan con luz propia, que tienen una sensibilidad fuera de lo común en su interior. Ha sido ver reflejado en ojos ajenos parte de tu alma. Conectar con personas que no habías visto en tu vida y saber que parte de ti se ha ido con ellos, que su recuerdo nunca te abandonará, te caldeará por dentro. Son personas que han pasado por mi vida dejando una  huella profunda en mi interior, y que además, espero de corazón que sigan acompañando mis pasos en el futuro.
Quiero también aprovechar para agradecer a Pere y a Fran lo que han hecho este fin de semana, lo que con su esfuerzo, su empatía, humanidad y calidez ha conseguido soltar y hacer vibrar en nuestro interior. Ha sido muy grande e intenso conocer a las grandes personas que hay detrás de los grandes escritores. Sólo acabar diciendo que soy muy feliz y nunca olvidaré esta experiencia.

5 comentarios:

  1. Genial resumen de un fin de semana muy especial, Patricia!
    Gracias por lo que me toca, ¡me han encantado tus palabras y tus relatos!

    ResponderEliminar
  2. Gracias!!! No sabéis la ilusión que me hace que os paséis por aquí :)

    ResponderEliminar
  3. Pasaba por aquí e decidín facerme seareiro deste blog ;-)

    ResponderEliminar